ARCO 2017 fue el mayor éxito de la última década

ARCO 2017 fue el mayor éxito de la última década

Como cada año a finales de febrero, la feria internacional de arte contemporáneo más importante de España se da lugar en IFEMA. ARCO fue la mejor feria en los últimos diez años, pues más de cien mil personas la visitaron.

Aunque no lo parezca, puede que el éxito que ha hecho a esta feria despuntar es salir de la provocación y el ruido que otros años han sido protagonistas. Este año, las apuestas por artistas de renombre han sido acertadas, y celebridades de todo tipo no se lo quisieron perder.

Aquí os dejamos algunas de las obras que más atención concentraron, ya sea por su belleza, so originalidad, su incomprensión, o su subjetividad. Así fue ARCO Madrid 2017.

La obra más cara de todas es la firmada por Alexander Calder y llamada ‘The red base’. Tiene un precio de 2,5 millones de euros, aunque hay quien opina que ese no debería ser su valor. Como ya sabemos, el valor del arte es muy subjetivo.

Salvador Dalí estuvo presente en ARCO, pues con un valor de 1,4 millones de euros, vendía su cuadro ‘El triunfo de Nautilus’. No sólo viene Dalí del pasado, sino que también se pudo observar una escultura en piedra negra de Joan Miró que no tenía título. No sólo reúne obras de todo el mundo, sino que ARCO además recoge arte de tiempos pasados.

Si habéis estado pendientes de las redes sociales, habréis visto seguro fotos de la obra ‘Three laughting at one’, de Juan Muñoz. Costaban 1,5 millones de euros, por lo que muchos prefirieron llevarse sólo una foto.

Una obra que por su sencillez causó furor fue la llamada ‘Champagne & Limousines’, de Silve Fleury, da la que no se dispone valor. Su simplicidad es la clave, ya lo podéis ver.

Otra obra que se llevó varias alabanzas es ‘Domo Hexagonal’, de los Carpinteros. Para los que saben apreciar el arte, esta fue una obra que lo tenía todo: concepto espacio-temporal, sombras, formas semiperfectas, etc.

Como cualquier otra congregación de arte, lo que ARCO buscaba era vender el máximo número de piezas y dejar así que el arte de todo el mundo viajase a un destino fijo. Al parecer, así fue ya que este año fue la feria mejor parada de la última década. Aunque el arte es subjetivo, ARCO no suele defraudar. Un año más, todos los gustos tuvieron cabida en ARCO Madrid 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *