El evento de todas las navidades: las cenas de empresa

Como cada mes de diciembre, todos los años las cenas de navidad van encajando en los respectivos calendarios de cada uno. Pero, si hay una a la que nadie falta, es a la cena o comida navideña de empresa.

Ya caiga en fin de semana o entre semana, para algunos es un momento especial en el que reunirse con compañeros fuera de las cuatro paredes de la oficina. Pero no para todo el mundo es un evento especial.

Hay quien en la última cena de navidad no controla el vino que bebe y debe tener cuidado si no quiere volver a sufrir el cachondeo de toda la oficina durante el siguiente año.

También los hay quienes producen desencuentros durante el curso de la cena con algún compañero y hacen pasar un mal al resto.

Típicos momentazos en todas las navideñas cenas de empresa

Todos tenemos al típico amigo que nos contó que un compañero de su empresa en la cena acabó con la corbata en la cabeza o que le plantó un beso al jefe 😂

Esos típicos momentos ridículos que se sufren en las comidas o cenas son los que mejores recuerdos con los que se salen por la puerta del restaurante.

Otro típico momento es cuando llega la hora de la entrega del amigo invisible, y es ahí cuando te das cuenta que no puedes tener más mala suerte.

Has comprado un conjunto de ropa interior y desgraciadamente te ha tocado el jefe o un superior,¡¡momentazo tierra trágame!! 😂

Llega el momento baile y te das cuenta que las copas han hecho su efecto justo en el momento que te has intentado levantar de la silla.

Pues sí, te toca hacer el ridículo delante de todos, pero tranquilo no serás ni el único ni el primero en pisar a tus compañeros cuando trates de sincronizar tus pasos.

El jefe siempre es el jefe

No todos tenemos la suerte de que el evento de la empresa caiga en cena, las hay que por calendario les toca comida al mediodía.

Es ahí cuando en todos los puestos de trabajo surge la misma pregunta interna, ¿no habrá que volver a la oficina después de la comida verdad?

Pues bien, esto siempre depende del de siempre, el jefe. Si decide que se vuelve, se vuelve y todos calladitos y a beber agua en la comida.

Otro aspecto fundamental para los eventos navideños de empresa en los que la figura del jefe toma el protagonista es a la hora de pagar.

Existen muchas empresas que van a menú cerrado y el coste va a cargo de la empresa. Sin embargo, no todos corren con la misma suerte.

Hay muchos que la cuenta debe ir de su propio bolsillo, y es ahí cuando se nota que no corren de igual manera los platos fuera de carta o el número de botellas de vino.

Para acabar con este post tan típico de estas fechas, solo nos queda decir que más vale disfrutar de estas cenas o comidas, ya que son el mejor momento del año para compartir fuera de la oficina con los compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *